1ª. Corintios 15:33

Introducción:

Hoy en la actualidad este un grave peligro para nosotros los cristianos ya que vivimos y compartimos con la gente de este mundo la mayoría de las horas del día, compartimos con ellos pláticas, su compañía y en algunos casos tenemos amistad con ellos.

Pero lo más grave o peligroso de esto, es que podemos ser influenciados con su forma de hablar, que casi siempre está lleno de palabras de doble sentido, maldiciones y sobre todo un sucio lenguaje al momento de hacerlo, si a esto le sumamos que utilizan la mentira, como una forma de vida, la cual permitimos que en frente de nosotros lo hagan y la mayoría de las veces hasta consentimos con ellos en su pecado. Muchas veces su forma de actuar y de pensar son una influencia para que nosotros también actuemos y lleguemos incluso a pensar como ellos lo hacen.

Dios siempre preocupado por sus hijos escribió, por medio del apóstol Pablo, 1ª. Corintios 15:33, que tengamos cuidado de ese tipo de personas las cuales nos pueden hacer tropezar.

Algunas versiones dicen de la siguiente manera sobre este texto:

v33. – No erréis; las malas compañías corrompen las buenas costumbres.

(Antigua Versión Reina Valera 1569)

v33. – No os dejéis engañar: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.

(Biblia de las Américas)

V33. – ¡No se dejen engañar! Bien dice el dicho, que “Las malas amistades echan a perder las buenas costumbres”.

(Biblia Lenguaje Sencillo).

v33. – No seáis engañados: Corrompen a las costumbres buenas las compañías malas.

(Original Griego Interlineal de N. T. Autor: Francisco la Cueva)

I. Que encontramos en este Texto.

a) Encontramos advertencia: No seáis engañados; No erréis.

Claramente en este pasaje Dios, por medio del apóstol Pablo, nos dice, nos advierte, que no nos equivoquemos, que no seamos engañados por Satanás, por el mundo y mucho menos por nuestra propia opinión, existe y es verdad del peligro que se corre si no se evita la compañía de la gente del mundo, de sus conversaciones que poco tienen de buenas para el hijo de Dios.

Ya que ellos no tienen temor y respeto a la palabra de Dios, por eso no debemos de asociarnos o más bien, tener comunión constante con ellos.

Ya que no estamos en el mismo camino, es cierto que uno tiene que estar en el mundo, pero para ser luz *Mateo 5:14-16; “Ustedes son como una luz que ilumina a todos” y no adaptarnos a las costumbres de este mundo *Romanos12:2; “Y no vivan ya como vive todo el mundo” la cual si no lo hacemos así cuando ganaremos almas para Dios, si nos comportamos como ellos.

Por eso la advertencia del apóstol de que no nos engañemos, que ese tipo de personas, las que no quieren oír de la palabra de Dios y que nosotros compartimos con ellos mucho tiempo, no son una compañía buena para nuestra vida espiritual.

b) Una Exhortación: Corrompen a las costumbres buenas las compañías malas.

Algunos comentaristas hacen mención de que el apóstol Pablo tomo este antiguo refrán, que había sido dicho hace casi 4 siglos antes por el poeta Menandro, y que de alguna manera era por muchos conocidos.

El cual dice una gran verdad, en la gran mayoría cuando una persona tiene buenas costumbres es porque le han costado, pero las malas costumbres, los errores, los vicios son muy fáciles de acostumbrarse para el ser humano. Los malos hábitos se aprenden rápido y se acostumbra a ellos con una gran naturalidad.

Por tanto se nos exhorta entonces a romper definitivamente con todo lazo que nos una con el pecado y que nos demos cuenta que estamos en constante peligro con esa tipo de compañía en nuestra vida.

II. Ejemplos de malas compañías que corrompieron el corazón de hombres salvos y temerosos de Dios.

Analicemos algunos ejemplos de cómo este texto se hizo verdad cuando hombres salvos permitieron que esa mala influencia llegara a sus corazones.

a. Lot. En Génesis 13:12,13; Lo encontramos habitando en esta ciudad pecadora en gran manera, la cual atormentaba su alma 2ª. Pedro 2:6,7; “hombre recto que se sentía profundamente afligido por la conducta desenfrenada de aquella gente viciosa”, hombres libertinos (sin principios morales), desenfrenados en su lascivia. Génesis 19:7-9, llamo a estas personas sus hermanos.

Estos Sodomitas que eran tan malvados, que aun Dios había enviado para destruirlos con fuego y azufre por el desenfreno de sus acciones. Lot estuvo habitando en medio de esa gente perversa, que no tenia temor de Dios y como sus actos vergonzosos fueron abominación a nuestro Dios, ahí Lot vivió, en medio de ellos, vio esas Iniquidades, oyó su sucio lenguaje, tuvo posiblemente una sociedad con ellos, por sus negocios, por vender algún producto de sus animales, busco el bienestar de su familia.

Pero qué consecuencias llevo al compartir con ese tipo de gente, ¿qué paso?, que su convivencia al habitar con estas personas fue cauterizada su conciencia, ya no se ofendía tanto de las iniquidades de la ciudad, como antes, veía las inmoralidades de ellos, sus idolatrías, su lascivia, hasta casi compartía su misma forma de pensar, cuando ofreció a sus hijas a estos hombres, si, su alma era afligida, pero no tenía la fuerza necesario o la presencia que se necesita para señalar al pecado y al error, para combatirlo. ¡Cuán sutil e implacable es la ruina provocada por la mala Compañía!

Así como cristianos, debemos de tener cuidado, no por el hecho de querer buscar un bienestar económico, vamos a ser tolerantes y permitir el pecado en el lugar donde habitamos, porque el estar consintiendo, da como resultado que nuestra conciencia ya no nos redarguya para hacer lo bueno ante los ojos de Dios.

¡Cuán sutil e implacable es la ruina provocada por la mala Compañía!

b. Sansón. Jueces 16:15-21, Dalila asechaba a Sansón para que le dijera cual es ese secreto que el tenia, la cual le daba esa fuerza Jueces 16:16; “presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia”. Ella chantajeo por medio de los sentimientos que tenía por ella, consiguió que le dijera el secreto, el cual le llevo a su ruina y todos conocemos ese triste final. Si Sansón no hubiera estado en manos de esa persona, si él no hubiera reclinado su cabeza en las piernas de Dalila, ni nunca la hubiera engañado, ni jugado con ella, no hubiera descubierto su Secreto ni perdido su Cabello, no hubiera perdido el Poder del Espíritu Santo, y descubrir demasiado tarde de que Dios se había apartado de él.

Así nosotros si no tenemos cuidado de con quién compartimos nuestros sentimientos, sin no nos fijamos en quien confiamos, ellos pueden destruirnos, pueden hacernos pedazos nuestros sentimientos y sobre todo pueden destruir la relación que tenemos con Dios, así como a Sansón le paso. Si no hubiera estado en mala compañía, si no hubiera confiado en ella, si hubiera soportado la presión, otro final hubiera tenido este hombre de Dios.

c. Salomón. 1ª. Reyes 11:1-6; Toda la justicia y sabiduría de Salomón no venció la influencia mala de sus idólatras compañeras 1ª. Reyes 3. Cuan cuidadosos debemos tener acerca de la elección de quien deseamos será nuestra compañía humana más cercana en esta tierra. El, o ella, probablemente tendrá la más grande influencia sobre nosotros para lo bueno o lo malo. ¡No se case con quien no será una “ayuda idónea” para que usted pueda obtener la vida eterna!

¡No se case con quien no será una “ayuda idónea” para que usted pueda obtener la vida eterna!

d. Pedro. Marcos 14:66-72; encontramos en este pasaje, cuando una vez que ya habían arrestado a nuestro Señor Jesucristo, vemos como Pedro quería saber de él, era el más decidió de todos los apóstoles, por su carácter tenia esta actitud de fuerte decisión, el que más hablaba, en el que nuestro Señor Jesucristo confiaba, él le había jurado al Señor Marcos14:31; “que si le fuera posible morir contigo, no te negare”. Y al decirlo, lo decía de corazón convencido de lo que decía con esa seguridad que siempre caracterizo a este apóstol.

Así que se acerco al lugar en donde estaban juzgando al Señor con esa decisión, pero solo necesito estar sentado unos momentos junto a los demás, para calentarse sus manos en el fuego, con los malvados soldados y siervos del sumo sacerdote, solo tuvo que oír un poco de tiempo los vituperios y burlas de ellos sobre nuestro Señor Jesucristo y guardar silencio, para que toda esa decisión, coraje que tenía en hacer lo que había dicho al maestro se esfumara, se fuera de su corazón, y cuando fue señalado, el lo negó, lo maldigo y juro que no conocía al tal Jesús.

Solo bastan algunos momentos en compañía con de gente del mundo para que cada unos de nosotros se nos olvide que somos cristianos, cuando se burlan de nuestro maestro, no decimos nada, no le defendemos, cuando hablan mal de algunos hermanos, no les defendemos, y cuando nos señalan que si somos cristianos, somos capaces de negarlo y decir que no es verdad, yo no soy cristiano como vas a pensar eso, igual que le paso a Pedro, el de negar a nuestro Maestro. Las malas compañías, destrozo el corazón de Pedro y también el del Señor porque sabía que le había negado y no una sino tres veces como él había profetizado Marcos 14:29-31.

Conclusión:

La necesidad y el deseo de compañía que existe en nosotros. Hace que queramos compartir nuestro amor y vida con los demás. Queremos ser respetados y aceptados por los demás, no deseamos ser las ovejas negras, los raros, los extraños. El sentimiento de soledad es causado por un fracaso en llenar nuestra necesidad de compañía. Nuestra fuerte oposición por la soledad es causada por un afecto igualmente fuerte de compañía. Pero esto no quiere decir que debemos buscar esa compañía en las personas que no quieren nada con Dios, que no quieren saber y conocer la palabra de verdad, ese tipo de persona es la que el apóstol Pablo no dice que nos alejemos de ellos, que ellos son peligrosos para nosotros y para nuestra vida espiritual.

¿Cuál es el resultado de asociarse con malas compañías? La corrupción de las buenas costumbres.

¿Cuál es el resultado de asociarse con malas compañías? La corrupción de las buenas costumbres. Hay un dicho que dice: “dime con quién andas y te diré quién eres”, o “el que anda con lobos, a aullar aprende” y esto es verdad, porque la influencia de la gente tarde o temprano rodeara nuestra forma de ser, seremos como ellos lo son.

Quien se asocia con el que usa lenguaje vulgar, piensa de una forma sin reglas, cree y enseñan falsas doctrinas, terminará contaminado, si no atiende la advertencia de Pablo.

§ La Mala Compañía arruino a Lot.

§ La mala compañía desvio el corazon de salomon.

§ La Mala Compañía destruyo la integridad de Sansón y Pedro.

§ ¡La Mala Compañía arruinara a cualquier persona en el mundo si la continúa por mucho tiempo!